Pedalear en altura

Cuando los metros sobre el nivel del mar aumentan en forma considerable, nuevos miedos, dudas y cuestionamientos aparecen, y con ellos a veces un sin fin de limitantes que tal vez ni siquiera existan….yo no puedo porque…me dijeron que….para eso tendria….etc, etc, etc..
Por eso desde nuestra experiencia, queríamos contarles de que se trata para nosotros esto de pedalear en altura y de alguna manera animarlos para que si andan con ganas de intentarlo finalmente salgan a pedalear mas cerquita del cielo.
Cuando hablamos de altura sobre el nivel del mar hablamos de montaña, subidas eternas, falta de aire, malestares, paisajes increíbles y sobre todo de lentitud, paciencia, respeto y humildad.
Porque aprender a sobrellevar algunos miedos, no significa convertirnos en unos maníacos irresponsables, sino todo lo contrario, para perder los miedos a las alturas es indispensable conocerla, entender cuales pueden ser los posibles riesgos reales y situaciones con las que nos podemos encontrar. Pero ante todo tener la humildad necesaria para comprender que en esos lugares sos un simple invitado y las reglas no las pones vos.
Para realizar alguna travesía en altura no hay que ser un deportista de élite, ni un eximio aventurero. Solo hace falta obtener conocimiento previo, estar mínimamente entrenados y tener ganas de hacerlo.

Que tener en cuenta


La mayoría de la veces viajar en bicicleta no lleva gran planificación previa, simplemente se elige un destino y luego el trayecto se va sucediendo y armando día a día. Pero en este caso si los planes significan pedalear en altura por lugares inhóspitos o poco transitados las cosas cambian bastante y es muy importante poder contar con alguna información antes de comenzar el viaje.
Época del año: De esto pueden depender posibles tormentas eléctricas, granizo, desmoronamientos, caudal de ríos a cruzar, nevadas, etc. Cada montaña tiene sus particularidades y clima, por eso es bueno saber cual es el mejor momento para recorrerla.
Eso no significa que no podamos hacerlo en otra época que no sea la ideal, pero sí es importante estar preparados para lo que nos pueda tocar.
Altitud: Saber cual es el desnivel a transitar en cada etapa puede ayudarnos a calcular tiempos de pedaleo los cuales aunque nunca lleguen a ser exactos nos dan una idea de como programar el dia de ascenso, cuál será el objetivo y hasta donde vamos a subir para acampar tranquilos y de ser posible cercanos a una fuente de agua.
Hidratacion: En altura la hidratación es fundamental, el cuerpo necesita más líquido de lo habitual y el no ingerir la cantidad necesaria te puede llevar a una rápida deshidratación y una muy mala experiencia. Es importante consumir líquido antes de que el cuerpo te lo pida y tomar el doble que en un trayecto normal en llano.
Si bien en montaña normalmente existe el agua de deshielo, no siempre está a mano o a la vista, por eso cuanta mayor información podamos obtener sobre posibles cursos de agua en el camino, menor será la preocupación por conseguirla.
Equipo: En altura la temperatura desciende de 5 a 10°C cada 1000 metros de ascenso y las tormentas siempre pueden sorprendernos. Por eso es bueno contar con equipo que pueda cubrir estas situaciones y nos evite un problema o  mal momento.
Algunos ejemplos:  *Carpa 4 estaciones *Campera y pantalón impermeables *Bolsa de dormir y campera de abrigo( pluma o sintéticas para bajas temperaturas) *Interiores y medias térmicas *guantes y gorro de abrigo *Lentes de sol.

Soroche, Apunamiento o Mal agudo de montaña (MAM): 


Este es un tema que a muchos asusta en forma desmedida y aunque realmente no es algo a lo que temerle es sumamente necesario saber de que se trata y cómo prevenirlo.
A partir de los 2500 msnm la presión atmosférica y la presión del oxígeno van disminuyendo por la altura. Por eso cuando ascendemos a niveles superiores de los 2500 msnm nuestro organismo sufre algunos cambios y debe adaptarse lentamente al nuevo medio, a este proceso se le llama aclimatación, cada organismo funciona de manera particular y tiene distintos ritmos de adaptación. Pero cuando esta aclimatación no llega a completarse el cuerpo comienza a sufrir de hipoxia(falta de oxígeno en la sangre) y entonces el mal agudo de montaña se hace presente provocando distintos malestares y síntomas.
Síntomas: Dolor de cabeza, mareos, fatiga, agotamiento físico, agitación, trastorno del sueño, trastornos digestivos, falta de apetito, náuseas o vómitos.
Cuando se pedalea en altura es normal sentir fatiga, un leve dolor de cabeza y agitación al respirar. Pero cuando estos síntomas se tornan demasiado fuertes o aumentan de forma considerable  lo único que queda es BAJAR!!!
Tan solo con bajar unos cientos de metros todos esos malestares van ir disminuyendo hasta desaparecer por completo.
Si no se le da la importancia necesaria y se sigue subiendo sin precauciones, a partir de los 4000 msnm los síntomas se pueden agravar y en casos extremos poner en riesgo la salud.
Cómo prevenir el MAM:
*Una de las claves principales y más efectivas para lograr una buena aclimatación es la lentitud. En la altura todo tiene que tomarse con una enorme calma, desde la forma de ascenso hasta cada movimiento que realicemos. Siempre es conveniente antes de comenzar el ascenso permanecer durante algunos días en alturas bajas como los 2500 msnm para que el cuerpo pueda comenzar a adaptarse.
Subir despacio y permitir que el cuerpo se aclimate correctamente es una de las prevenciones principales para evitar el MAM.
*Otro de los factores muy importantes que antes mencionamos es la hidratación y sumado a ella la alimentación. Es necesario consumir en mayor medida hidratos de carbono para obtener energías, pero también es recomendable no cargar demasiado el estomago ya que la digestión en altura se vuelve mucho más lenta y comer demasiado puede traernos varias molestias.
*Las hojas de coca son utilizadas desde hace más de 5000 años por comunidades aborígenes altiplánicas y el consumirlas de distintas formas, mascandolas o en té puede producir un alivio de los síntomas y también una adaptación a la altura con menos malestares.
*Existe un medicamento para el MAM llamado Diamox. Pero siempre es mejor dejar que el cuerpo se adapte en forma natural y solo utilizar algún tipo de medicina en casos extremos y con previo conocimiento o recomendación de un médico sobre lo que se toma.
*Es recomendable hacerse un chequeo médico general antes de intentar travesías en altura  en la que nos vamos a ver exigidos. Y se aconseja no subir a más de 3000 msnm a personas que tienen enfermedades cardíacas, insuficiencia respiratoria, enfermedades en la sangre, madres en tiempo de gestación y niños menores de tres años.
Si les interesa leer mas al respecto les dejamos un articulo de adaptación a las grandes alturas del Centro cultural Argentino de montaña.
http://culturademontania.com.ar/entrenamientos/ENT_mecanismos_fisiologicos_altura.htm

 

 

Finalmente podemos decir que como todo desafío a realizar se necesita tener algunos cuidados e información previa, pero en recompensa el pedalear en montaña es una de las experiencias más bellas que podes regalarte.
Porque pedaleando en altura vas a sentir realmente lo que es estar cansado y a creerte la persona más débil del mundo, vas a tener que parar a respirar cada pocos metros y en más de una ocasión a preguntarte quien te mandó a subir montañas en bicicleta. Pero también vas a lograr sentirte en el corazón del planeta, a valorar cada bocanada de aire, a ganar humildad en cada vuelta de pedal y a encontrarte eternamente agradecido por haber podido llegar hasta esas cimas con tu bici, donde la naturaleza se impone para demostrarnos donde esta lo puro e invaluable de estar vivos.

 

Si te gusto tambien podes compartirlo
Print this pageEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on Facebook

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados con asterisco (*) son obligatorios.